Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2014.

Nohemerías

Cuando se cumplen 51 años y un día del adiós de Ramón Gómez de la Serna dejadme, como homenaje, compartir algunas "nohemerías" que rescato de un rasgado cuaderno de ejercicios.

 

Abanicarse es cumplir de buen grado una condena perpetua. 

Abedul, especie de pájaros que se alimentan de postres lácteos, especialmente flanes.

Decir disparates es como disparar con esa bebida inglesa.

El botijo es un gordo que vomita fresco.

El primer goloso fue un oso que celebró un gol tomando dulces.

El ventilador es el hermano evolucionado de los molinos manchegos.

El verano es el infierno en pequeñas dosis.

“Gracias a tu distanciamiento estamos más cerca que nunca.”

La cerveza es pan bebible para compartir.La mesa camilla nos permite echar un sueñecillo en familia.

La pereza se produce cuando todas las neuronas están en estado de emergencia.La siesta es a las personas lo que el cargador al móvil.

Las moscas existen para garantizar que no perdemos el sentido en las tardes de verano.

Las vacaciones son un espejismo en el desierto de la vida.

Los mosquitos son alfileres traicioneros.

Merodear es vagar por el fondo del mar con fines cariñosos.

Se han puesto de moda los cursos de Poncio Pilates.

Se llama mentecata a la mujer que a fuerza de degustar su propia mente se queda sin ella.

Tartamudear es quedarse sin palabras por ser demasiado goloso.

Ultratumba es el último grito en ataúdes.

Un Gin – Tonic sustituye a una sesión de Gimnasia Vigorizante.

Un tendedero es un tendero tartamudo.

Vaporizar es hacer tirabuzones a cualquier gas.

Zozobra todo aquello que, en Andalucía, tenéis en demasía.

Indeseable.

No me deja pasar el guardia.
He traspasado el límite de edad.
Provengo de un país que ya no existe.
Mis papeles no están en orden.
Me falta un sello.
Necesito otra firma.
No hablo el idioma.
No tengo cuenta en el banco.
Reprobé el examen de admisión.
Cancelaron mi puesto en la gran fábrica.
Me desemplearon hoy y para siempre.
Carezco por completo de influencias.
Llevo aquí en este mundo largo tiempo.
Y nuestros amos dicen que ya es hora
de callarme y hundirme en la basura.

De José Emilio Pacheco en el día de su adiós.



La Balada del Abuelo Palancas.

Anoche, al filo de hoy, leía en horizontal este fragmento.  Me parecía un retrato formidable de un caracter real y una época. Me hacía reflexionar sobre los rasgos del carácter, lo que tienen de innatos y su acomodación al tiempo y al lugar en el que se hacen persona. Hoy os lo dejo a modo de despedida de uno que era Grande por nombre y por esencia.

Hasta la abuela Anselma, que para entonces tenía ya un genio de los mil demonios y que apenas abría la boca para otra cosa que no fuera provocar sarpullidos de irritación, y que odiaba a su nuera por haberle arrebatado a su hijo con Dios sabría qué malas artes; hasta la abuela Anselma, que desde que empezó la guerra había acogido con todas las potencias de su conturbación la costumbre de combatir con vino el terror a que sus dos hijos pudieran ser despedazados por una bomba,  que cuando acabó la guerra no renunció a la costumbre de empinar el codo, aunque, para desgracia de quienes con ella convivían, desconocía el arte de beber y convertía su torpeza en recelo y resentimiento, y transformaba el vino en efusiones de mal genio, y resolvía su ofuscación en deducciones ofensivas, en acusaciones descabelladas y en blasfemias incandescentes; hasta aquella mujer que llevaba malamente sus relaciones con el recuerdo de la guerra civil, con la posguerra testaruda, con su propia edad, que ya había consumido los placeres de un mundo que ya no le prometía otra cosa que decadencia, con un hígado que no tenía resistencia ni conocimiento, con sus vecinas, con su nuera, con el destino y con la vida y el Universo en general ... hasta la abuela Anselma se acercaba despacio al territorio ajeno y en penumbra en donde estaba la cuna de mi hermano Julio y lo miraba con un embeleso reprimido y remoto, y así permanecía navegando absorta en el océano de sus antiguas conformidades maternales ...



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris