Facebook Twitter Google +1     Admin

Miedo.

Premio de poesía en el VI Certamen Local "Pan de trigo". Símbolo Trillador.

La Solana 31 de octubre de 2003

Hace años en España, también el Estado, en lugar de garantizar los derechos de todos los ciudadanos y ciudadanas, también los vulneraba, y mataba. Y esa muerte hizo temer al Alba. Porque fue el Alba, en lugar de momento de esperanza de un nuevo día, la hora elegida para la ejecución, para la muerte.

Hoy, la luna vuelve a estar asociada al dolor y a la muerte, porque se dice que hay estados que esperan que se vaya, que sea luna nueva, para esconderse en la oscuridad y sembrar el dolor y la guerra. Quizá algún irakí (o angoleño, o etiope, o servio, o ...) podría hablar así a la luna:

“No te vayas que temo

la noche sin ti,

y la sangre ya mana

de viejas heridas abiertas.

 

No te vayas que temo

morir en lo oscuro,

y llorar en silencio sin nadie

que vele mi almohada.

 

No te vayas.

Protege mi vida

con luz hechizada.

Aleja fantasmas

de niños que han muerto,

de miles de vidas violadas.

 

No te vayas.

Presiento la muerte muy cerca.

Ya inunda mi casa.

No siento mi espalda,

ni  miro adelante

esperando que llegue mañana.

 

Espera conmigo

que se calle el hacha

que hoy es mi verdugo

sin juicio y sin causa.

 

Espera conmigo

que callen los perros

que inundan la noche

ladrando sus rabias.

 

Aguarda tú, luna,

que ya nada espero

de otros que aguardaban.

Aguarda conmigo

que quizá mañana

volverán las gentes

a quienes amaba

a  cantar conmigo,

y reirás arriba, cómplice ignorada,

de unos nuevos tiempos

sin sangre ni espada.

 

No te vayas luna,

que temo la noche sin ti,

que temo la muerte callada

que oculta la nada.”

 

 

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris